Florian Afflerbach “Flaf”, siempre estarás entre nosotros

7 May

Flo enseñando como dibujar

Cuando volví de Málaga hace 5 días, de asistir al encuentro de dibujo “Malagráfica – sketching point”, estaba lleno de buenos momentos, risas, nuevas amistades y deseaba que llegara el fin de semana para poder encontrar un hueco y compartir en mi blog lo que allí viví. Ayer un duro golpe borró esa alegría de mira cara, una mezcla de no querer creerlo e intentar procesarlo mientras se me encogía el corazón. Leía la triste y devastadora noticia de que una de esas grandes personas que había conocido durante el encuentro nos dejaba en un accidente de tráfico en su ciudad, Florian Afflerbach “Flaf”.

4 días juntos, muchas horas compartiendo una misma afición me unieron a aquellas personas más de lo que hubiera imaginado. No quiero borrar aquellos recuerdos que dejaste en mí y por eso quiero escribirlos para que sigan en mí para siempre y volver a sentirte como si no te hubieras marchado nunca.

El viernes 29 de abril quedábamos los asistentes al evento para conocernos en la Plaza del Obispo. Entre tanta gente destacaba un chico de piel blanca y pelo rubio, muy rubio. Imposible no destacar entre tanto moreno, castaño o ligeros de melena como yo mismo. Allí estabas tú con tu sonrisa intercambiando palabras con unos y otros. Nos sentamos en una terraza para compartir unas cervezas, sacar los cuadernos y compartir nuestros dibujos.

Encuentro informal

Al día siguiente en el taller que realizamos en la Alcazaba, nada más entrar te vi ya sentado practicando una de las cosas que más te gustaba, el dibujo. Estabas en un rincón sentado sobre tu pequeña silla. Poco más tarde juntos nos poníamos manos a la obra con el ejercicio planteado por Omar Jaramillo dibujando espacios negativos. No cabe decir que a ti te quedó mucho mejor que a mí, eras un maestro con un don.

Taller de Omar

Aquí se te puede ver detrás de la gente en primera fila sentado en el suelo junto a tu pequeña silla que siempre te acompañaba.

Dibujando en el taller de Omar

El 1 de mayo teníamos la suerte de asistir a tu conferencia sobre la perspectiva aplicada al dibujo de coches, tu gran pasión desde que eras pequeño. Siempre soñaste con diseñar coches. En es momento yo intentaba superar el miedo a dibujar retratos y tu fuiste uno de mis primeros modelos.

Retrato Florian

Tu charla y tus dibujos fueron inspiradores. Nos enseñaste a perseguir las líneas hasta sus puntos de fuga para que nuestros dibujos fueran más bonitos. Bromeabas sobre la dificultad que teníamos para dibujar las ruedas y compartías tus trucos.

Durante la puesta en práctica de tu taller me acerqué a ti para verte dibujar en directo y te pregunté que te parecía el Museo Automovilístico de Málaga, me dijiste que estabas muy contento porque allí podías dibujar coches que seguramente nunca más tendrías la oportunidad de ver. Que injusto fue el destino contigo, tenías mucho aún por enseñarnos y mucha gente a la que seguir inspirando.

Florian comentando los dibujos

A la salida del taller te pedí que nos hiciéramos una foto juntos, nos interrumpieron para hacernos la foto de grupo, pero enseguida al terminar me buscaste para hacernos la foto. No me salen las palabras y si me salieran se quedarían cortas para describir lo bueno que eras.

Junto a Florian

El 2 de mayo te quedaste solo para realizar la excursión por el Caminito del Rey, Tina, tu pareja, tenía miedo a las alturas y prefirió esperarte al final del camino. Me acerqué a ti para charlar un rato, me comentabas que tu también tenías un poco de miedo, pero que te hacía ilusión vivir aquella experiencia. Me hablaste sobre las clases que impartías en la universidad, sobre la ilusión que te hacía diseñar edificios pero que te aburría hacer seguimiento de la construcción y preferías seguir creando. Me explicabas que en breve harías una conferencia en el Symposium de Manchester. Puedo asegurar que los asistentes se han perdido a una persona de la que hubieran aprendido mucho.

Una vez que empezamos el caminito me crucé contigo de nuevo, ya estabas sentado sobre tu silla a penas a un palmo del suelo. Te habías parado a dibujar las pasarelas y la garganta. Terminamos el camino juntos y perdidos buscábamos el punto de encuentro. Aunque más tarde descubrí que realmente lo buscabas era a Tina para estar junto a ella. Nos sentamos juntos a tomar una Cruzcampo mientras esperábamos al resto de compañeros.

La última vez que te vi fue cuando nos bajamos del bus frente a la estación de trenes y nos deseamos buen viaje de vuelta a casa.

Me resigno a creer que te has ido, no puedo ni quiero aceptarlo. Las grandes personas, esos que enseñan, comparten, escuchan y siempre te reciben con una sonrisa jamás deberían de irse. Quiero mandar mi más sincero apoyo a la familia y amigos que están viviendo estos momentos tan duros.

Gracias por inspirarnos, por enseñarnos a disfrutar del dibujo y de la perfección de tus líneas. Gracias por compartir con nosotros aquellos magníficos días. Nunca te olvidaremos “the car guy”.

Actualización: Revisando sus últimos trabajos, para mi sorpresa, he encontrado que me hizo un retrato que jamás me enseñó. Gracias Florian.

Dibujo realizado por Florian en la Plaza del Obispo

Dibujo realizado por Florian en la Plaza del Obispo

 

Tu trabajo será eterno:

Flickr de Florian

Blog de Florian

 

Jaume Jane

Atrevido, alegre, soñador e inquieto. Corredor y desarrollador web, pero sobretodo, viajero del mundo!

4 thoughts on “Florian Afflerbach “Flaf”, siempre estarás entre nosotros

    • Tuve la suerte de compartir con él esos días y ojalá no hubieran sido los últimos porque era una persona con la que daba gusto estar. Una verdadera lástima y una gran perdida.

  1. Jaume, ya han pasado 4 días desde que nos enteramos de esta trágica noticia y a mí no se me va de la cabeza. Has hecho un relato fiel de nuestro encuentro con Florian. Somos unos privilegiados por haber tenido la oportunidad de haberle conocido, yo creo que todos los que asistimos este año a Malagráfica lo llevaremos en el recuerdo para siempre. Florian se hacía querer.
    Un abrazo, creo que va a haber un fuerte lazo de unión entre todos nosotros.

    • Cada vez que leemos su nombre o vemos un homenaje nos vienen a la mente aquellos días que estuvimos todos juntos, disfrutando mientras compartíamos una afición. Después ese recuerdo se vuelve amargo por la tristeza de la marcha de una gran persona. Es cierto que fuimos afortunados de conocerle y haber compartido con él una de las cosas que más le gustaba. Tenemos la suerte de habernos quedado con un bonito recuerdo de él. Un abrazo fuerte Fe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *