Dibujo en terrazas con Lluïsot

6 Jul

Dibujos con café

La propuesta de Shiembcn de hacer un curso de cuatro semanas de dibujo en terrazas de Barcelona fue más que tentadora, así que lo tuve fácil, ¡Sí, quiero!

Después de varios meses practicando la arquitectura este iba a ser un buen empujón en la práctica del dibujo de personas, un talón de Aquiles que solo hay una forma de superar: practicar, practicar y practicar. Cuando dibujo cosas que no se me dan bien caigo fácilmente en la frustración y eso me lleva a tirar la toalla. Un gran error ya que la única forma de dominar esos terrenos que se me resisten es precisamente dedicándoles tiempo, tinta y sí, muchos dibujos no tan satisfactorios.

Las dos primeras jornadas en terrazas, a las que no pude asistir, fueron impartidas por Antonio (Shiembcn). En las dos últimas cedió los mandos (y los lápices) a Lluïsot, un ilustrador con una larga trayectoria muy ligado al dibujo humorístico, lo que le ha llevado a participar en revistas como El juevesTretzevents, Cavall Fort o El Periódico. El dibujo de personas es un tema que le chifla, así que nos venía que ni pintado para la curso.

Mi primer encuentro, el tercero para el resto del grupo, fue en la terraza situada en la última planta del Hotel Neri Relais & Chateaux, a unos metros sobre una de las plazas más románticas y bellas de Barcelona, la Plaza Sant Felip Neri.

A esta plaza también se la conoce como plaza del silencio, ya que la historia dejó cicatrizado su paso en forma de metralla sobre las paredes. En 1938 durante la Guerra Civil varias bombas cayeron, acabando mayoritariamente con la vida de muchos niños que buscaban protección en el refugio antiaéreo bajo la iglesia.

Lluïsot explicando el ejercicioSolo ver a Lluïsot sabes que se trata de un artista por fuera y por dentro. Calmado, risueño, atento, con su icónica vestimenta de colores vivos, su llamativo bigote y sus pendientes nos explicaba el primero de los dos ejercicios a realizar.

Así que tocaba ponerse manos a la obra pero esta vez con una cerveza junto al cuaderno, ¡así da gusto!
Teníamos 10 minutos para dibujar a uno de nuestros compañeros utilizando distintos colores. Lluïsot nos prestó su estuche de Stabilo point 88. Más importante que mantener las proporciones era encajar a la persona de cuerpo entero dentro del cuaderno, incluso deformando las partes que no nos cupieran.

Nos aconsejó empezar a dibujar las personas siempre por las manos, ya que son las que nos explican que está ocurriendo, la acción. Otro consejo que nos dio fue que para dibujar el pelo la longitud del trazo tiene que ser la misma que el tamaño del pelo del modelo, con eso se consigue una mayor aproximación a la realidad.

Dibujos de línea con color

El segundo ejercicio consistía en dibujar a una persona con tinta negra entre la vegetación de la terraza y después colocar sobre esta una de las dos cúpulas que teníamos visibles. Después le daríamos color solo con café, como lo oyes, con café. Sobre la mesa teníamos un café solo para los tonos más claros y un café solo con azúcar para resaltar algunos detalles más oscuros.

Dando color con café

Fue una jornada tan distinta a las anteriores como enriquecedora. El bonito escenario, el talento de Lluïsot y Antonio, unos fantásticos compañeros y sin olvidar la cerveza sobre la mesa no dejaban margen para que la jornada no fuera perfecta.

Jaume Jane

Atrevido, alegre, soñador e inquieto. Corredor y desarrollador web, pero sobretodo, viajero del mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *